Ni Obama ni Trump ni Theresa May... El príncipe Harry y Meghan no invitan a políticos a su boda

Ni Obama ni Trump ni Theresa May... El príncipe Harry y Meghan no invitan a políticos a su boda
Para evitar que la boda tenga un fuerte carácter político, la pareja ha decidido no invitar a ninguno. Sólo familiares y amigos El príncipe Guillermo quiere destruir el marfil de la Familia Real británica
 

Meghan Markle (36) ha viajado a EEUU para hacer desde allí los últimos preparativos de su boda el 19 de mayo en Windsor. Será una boda familiar, en lugar de boda de Estado, según ha dicho un portavoz del palacio de Kensington. Y eso queda reflejado en la lista de los 800 invitados (600 a la ceremonia religiosa y recepción ofrecida por la reina y 200 a la recepción privada ofrecida por la tarde-noche por el príncipe de Gales). Ni el presidente Donald Trump ni el ex presidente Barack Obama ni su esposa Michelle han sido invitados. Ni tampoco, y eso es todavía más relevante, la primera ministra británica Theresa May.

 

Palacio y Downing Street han acordado que para sacar fuelle político a la celebración nupcial Theresa y su marido Philip no serán invitados. Los novios quieren a "familia y amigos cercanos a sus vidas", dice el comunicado. La lista de los que sí acudirán va desde las Spice Girls, a Victoria Beckham, que ya ha confirmado que irá con su marido David.

Del equipo de Suits, serie en la que ha trabajado la futura princesa en los últimos siete años, aterrizarán en Inglaterra unas 16 personas para asistir al evento nupcial al que también han sido invitados numerosos nombres anónimos que trabajan en las organizaciones benéficas en las que colaboran Enrique y Meghan. Varios supervivientes del ataque terrorista al concierto de Manchester están también preparándose ya para la fiesta matrimonial.

Familiares

En las familias de los novios han emergido las diferencias y las tensiones contenidas. Samantha Grant (53) medio hermana de Meghan ha implorado de nuevo este viernes a Meghan a través de los medios a que invite a toda la familia para reconciliarse. "Ha invitado a personas que le son completamente ajenas y desconocidas y, en cambio, no ha invitado a su familia", dice Grant a la prensa británica enseñando de nuevo fotos de ella y Meghan sonrientes.

Ni ella ni su hermano Tom, que compartieron su adolescencia con Meghan, están entre los invitados. El padre de todos ellos, Tom Markle (73), llevará a su hija al altar de la capilla de San Jorge en Windsor.

Por la parte de los Windsor, la presencia de Sarah Ferguson, duquesa de York, se debe a la insistencia de Enrique a incorporarla a las celebraciones después de quedar excluida de la boda del príncipe Guillermo y Kate Middleton en 2011. La expectativa se centra en el encuentro entre la realeza británica y los Ragland, procedentes de esclavos afroamericanos, con Doria, la madre de Meghan, a la cabeza.

FUENTE: http://www.elmundo.es/loc/casa-real/2018/04/13/5ad09691ca47418e058b4596.html

Notas Relacionadas

Te puede interesar

Otras Categorias