CARIBE: Puerto Rico espera un gran aumento del desempleo por el huracán María

CARIBE: Puerto Rico espera un gran aumento del desempleo por el huracán María
Antes del golpe del ciclón, ya 110,000 personas estaban sin empleo, por lo que ahora con el cierre de la mayoría de los hoteles y de centenares de pequeños comercios la cifra de desempleo podría aumentar a niveles históricos.
 

La cifra de desempleados en Puerto Rico superará por mucho las 110,000 personas que ya estaban sin trabajo antes del azote del huracán María. En la calle, las filas para solicitar el cheque de desempleo (de 110 dólares semanales en promedio durante 26 semanas) son interminables.

Las líneas las integran personas que han sido despedidas de hoteles (muchos han cerrado y no tienen fecha de reapertura) y empleados de pequeños comercios que aún no abren sus puertas porque la energía eléctrica no llega o porque sencillamente fueron destruidos.

Antes de la llegada de María, 110,000 personas estaban sin trabajo en agosto pasado (10.1% de desempleo) y la isla trataba de sobrevivir en medio de la crisis económica provocada por la deuda de más de 70,000 millones de dólares que pesa sobre el gobierno.

“Son miles”, afirmó el secretario del Trabajo, Carlos Saavedra, en referencia a los puestos de trabajo perdidos por el huracán.

“A mí me preocupa mucho el sector hotelero, son hasta 300 despidos a la vez (…) y están los pequeños y medianos negocios, como barberías y restaurantes en pueblos pequeños”, dijo.

Frente a este escenario, el funcionario adelantó que “ese número (de desempleados) se va a reflejar cuando salgan las encuestas”.

Las cifras del desempleo se publican mensualmente pero el huracán María no permitió que se realizara en septiembre, por lo que en noviembre “se va a comenzar a ver la situación económica de miles de despidos”, señaló Saavedra.

Añadió que el desempleo que se reportará será “efecto del huracán, que primero tuvo como consecuencia inicial las vidas perdidas, los destrozos, pero este efecto (del desempleo) es después”.

Según el titular del Trabajo, “esta semana comenzó la encuesta de octubre y para noviembre debemos ver el panorama”.

La tasa de desempleo de 10.1% en agosto pasado “ya revelaba la crisis que estábamos viviendo”, dijo Saavedra, y las 27,000 personas que solicitaron trabajo para las 2,000 vacantes que ofreció la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA) en la isla son el reflejo de lo que se avecina.

Las cifras del desempleo en Puerto Rico llegaron al 17.3% en mayo de 1993 y a 17% en mayo de 2010, sin que dichos datos fuera el resultado de una catástrofe natural.

Programas de ayuda a desempleados

Los retos, entonces, son enormes y las herramientas para superarlos, limitadas, dijo Saavedra.

“En los próximos meses vamos a enfocarnos en las ayudas. Ya tenemos el (programa de ayuda de) desempleo tradicional y el Disaster Unemployment Assistance (DUA)”, dijo el funcionario.

Este beneficio federal, que no sustituye el ingreso que devengaba la persona, está disponible para aquellos que no cualifiquen para el desempleo regular.

Algunos de los requisitos de elegibilidad que establece la ley federal son que la persona haya trabajado para otra o por cuenta propia en el área del desastre cuando este ocurrió o que perdiera su empleo porque su lugar de trabajo se ha visto afectado o no le es posible llegar a su lugar de trabajo como resultado de los daños causados.

Otros de los requisitos es que fuera a comenzar a trabajar para otra persona o en un empleo propio dentro del área del desastre y no pudo debido al ciclón.

El DUA comenzó a operar el pasado viernes y se puede solicitar hasta el 13 de noviembre.

Saavedra también mencionó los préstamos de la Small Business Administration, del Banco de Desarrollo Económico y de FEMA.

“Hay alternativas, lo importante es moverse dentro de esta situación”, afirmó Saavedra.

Por otro lado, el secretario de Salud, Rafael Rodríguez, exhortó a las familias desempleadas a que soliciten los servicios que ofrece el programa de nutrición para Mujeres, Infantes y Niños (WIC).

Rodríguez dijo que los niños entre cero y cinco años, cuyos padres o abuelos custodios hayan quedado sin empleo podrían cualificar para recibir los servicios.

"Somos conscientes de las necesidades que vive el país en estos tiempos, escenario que se ha complicado aún más cuando muchos jefes de familia han perdido sus empleos", dijo Rodríguez.

Por esta razón, "exhortamos a que visiten las clínicas WIC disponibles, para certificarles si cualifican para los servicios y que comiencen a recibir los beneficios lo antes posible".

La directora de WIC en Puerto Rico, Jeanette Canino, explicó que el proceso para la certificación de participantes WIC es sencillo y fácil de completar. WIC tiene al menos una clínica por municipio, incluyendo Vieques y Culebra.

"Todo nuestro personal está listo para recibir a este grupo de niños, madres, padres y abuelos que por el evento atmosférico quedaron cesanteados", dijo Canino.

 

Notas Relacionadas

Te puede interesar

Otras Categorias